Ganarse la vida como un gran artista un popular cantante tiene sus ventajas importantes y también, sus desventajas, ya que ser un músico profesional implica la realización de una gran variedad de actividades como practicar, grabar, promocionar sus producciones, presentarse, participar en conciertos y otros eventos para asegurar el éxito en su trabajo.

Es un estilo de vida que puede tener grandes ventajas y experiencias satisfactorias, pero igual puede generar grandes riesgos, limitaciones familiares y personales y hasta problemas financieros.

Ventajas

Trabajar en lo que le gusta a una persona es una gran ventaja para un artista o cantante, ya que cuando se quiere ser un músico profesional se siente pasión por todo lo que implica la música y las presentaciones en vivo de sus temas y éxitos.

Luego de mucho trabajo y constancia los profesionales de la música pueden ganar mucho dinero, otra ventaja, más aún si las personas están haciendo lo que les gusta y no se sacrifican en un trabajo común que no les dejarán ganancias importantes pese a sus esfuerzos.

Los músicos profesionales pueden en gran parte llevar el control de sus carreras en conjunto de sus representantes musicales, con quienes deben negociar sus estrategias para poder tener éxito discográfico.

Es una ventaja para determinar cuándo y dónde hacer sus promociones y conciertos con mayores ganancias, ya que se tienen jefes, pero no de manera tradicional con una remuneración que es difícil de negociar.

Un músico que trabaje como remunerado tal vez desaproveche su talento y formación musical, ya que es la ventaja es trabajar duro e independiente para aumentar las posibilidades de éxito y ganar más.

Desventajas

La desventaja al respecto es que cuando se trabaja por su cuenta como el caso de los cantantes y músicos, se puede estar ejerciendo en una actividad poco rentable y hasta incierta desde el punto de vista financiera, ya que inicialmente se amerita de una base que les permita darse a conocer para conseguir seguidores de sus temas, discos y eventos.

En ese sentido, como todos los inicios pueden ser difíciles desde todo punto de vista, ya que no se cuenta con un salario fijo, donde se reciben montos seguros que aseguran cubrir la mayoría de los gastos prioritarios.

Si se desea realmente tener éxito se amerita ser constante y trabajar duro para que se pueda alcanzar la fama y tener discos entre los más populares de su género musical. Además, ahorrar cuando se tengan buenos ingresos, para cuando se pasen tiempos difíciles.

Una desventaja muy marcada son los regresos a casa cada vez más prolongados, ya que los compromisos pueden ser muy frecuentes y a mayor distancia, por lo que se tienen que hacer sacrificios que muchas veces no son nada fáciles.

Otra desventaja es que se tienen pocas cosas garantizadas, incluso teniendo ingresos importantes y muy lucrativos, ya que un músico profesional puede alcanzar el éxito como intérprete, escritor o haciendo música en una banda, pero siempre tiene el riesgo de empezar desde cero y tener que reinventarse para continuar siendo reconocido como artista.

Un cantante puede ser en parte su jefe y tener más beneficios y ventajas que en un trabajo convencional, por entradas en conciertos, venta de discos y presentaciones y otros contratos como por promociones comerciales, se amerita de grandes esfuerzos para lograr una experiencia que asegure su progreso como músico.

Las personas suelen ver el lado amable de la fama de sus artistas favoritos, pero su éxito obedece a grandes sacrificios y limitaciones y también, mucho trabajo para poder complacer a sus fanáticos con producciones con la calidad musical que asegure su popularidad.