FUNDACIÓN PRINCIPE DE ASTURIAS · 13-10-2005
After Dark 'Round Midnight' · por James Graff

 
 
 
 

 

 

 
 

A Juan Coloma lo recibió la big band de Bob Sands. La banda hizo una introducción al viejo estilo, con detalles instrumentales muy sólidos y el ritmo apropiado para poner a tono el cuerpo del respetable. Público que llenó el auditorio de Oviedo y que aplaudió una y otra vez cada canción, cada exhibición de solos o cada tiempo de conjunto. Fue una espectacular forma de levantar el telón de los conciertos de Cajastur y la Fundación Príncipe de Asturias.

Juan Coloma apareció en escena dándole a las notas de «Fly me to the moon» para seguir con «You make me feel». Al poco tuvo las primeras palabras para el espectacular soporte que lleva a sus espaldas, la big band y el sexteto de Horacio Icasto.
Vestido de traje, impecable y sin una arruga, Coloma respeta los cánones de los crooners históricos y deja claro desde el primer minuto el amor que tiene por este estilo de música que ha circulado durante décadas sin desgaste: «Cuando yo era pequeño, no hace tanto», bromeó el cantante, «cayó en mis manos un disco de Count Basie; soñé que me gustaría cantar al lado de una orquesta. Y aquí estoy con Bob Sands, que decidió montar una big band para celebrar un cumpleaños». Y, efectivamente, Bob Sands dejó todo un repertorio de detalles, tanto de dirección como de interpretación al lado de su gran orquesta.
Y para que nadie se quedara fuera de los sinceros homenajes, Coloma añadió con un punto de humor: «No me parecía suficiente una big band. Así que también me acompaña el sexteto de Icasto».
Y a partir de ahí comenzó una sesión con todos los modelos y modos posibles: voz al piano, big band y cantante, sexteto y solista y todos juntos. También se aproximó al público inalámbrico en mano («Luck a be lady»). El cuadro, el espectáculo total, se completó con un bailarín de claqué.

Tras las primeras canciones interpretadas con big band, se dio paso a una parte instrumental del sexteto, espectaculares Horacio Icasto al piano y todo su grupo. Lo siguiente fue la voz de Coloma con el sexteto. Aparecieron distintos registros y auténticas perlas de la música popular, que, además, eran un desfile por el mapamundi: se escuchaba la sensibilidad de la bossa, «Eu sei que vou te amar», la melancolía de «Caminito» (al piano y ya en la segunda parte). Antes habían asomado «All right with me» y «Mundo raro», la celebrada pieza de José Alfredo Jiménez.

Y entre tanto desborde de los grandes clásicos, los detalles de los músicos que no cesaban. El escenario estaba pobladísimo y de cuando en cuando aún cabían las sorpresas.

Así fue en los primeros compases de Antonio Serrano con su armónica o el sutil violín de Ara Malikiam, que tuvo que esperar algunos minutos en escena mientras le colocaban el micro adecuadamente. Era un ir y venir de detalles musicales, que se iban intercalando con la voz de Juan Coloma. Su voz, como él mismo explicó a este periódico, la presta a distintos géneros, aunque sí es cierto que el color general es muy estadounidense.

Y para la recta final «One for my baby», blues desgarrador, «New York, New York», «Extraños en la noche»...

En fin, la culminación de un show que no olvidó ningún detalle y que mantuvo divertido y atento en todo momento al público del auditorio ovetense. La historia se repetirá hoy en Gijón. Coloma regalará su espectáculo en el Centro Cultural Cajastur, colegiata San Juan Bautista..

 
 

 

 

 
 

 

Amedea. Diseño web. Diseño de Aplicaciones Móviles. Diseño Apps. Diseño Aplicaciones iPhone. Diseño Aplicaciones Android. Diseño Gráfico