UJUANMA CANTOS | Madrid, 13/07/2011 | Crónicas
BOB SANDS QUINTET · Vibrante

 
 
 
 

 

 

 
 

Absolutamente vibrante. Cinco tíos que saben lo que se traen entre manos y que han formado una banda poderosa y bien engrasada.

Me lo comentaba una reputada voz, con peso específico en esto del jazz, al finalizar el concierto del BOB SANDS QUINTET el pasado sábado en el Bogui Jazz de Madrid: "Estos tíos tocan jazz igual que el Barça juega al fútbol". A esa misma voz le debemos que exista la oportunidad de ver a quintetos como el de Bob Sands en las salas de nuestro Madrid, en salas que juegan siempre tan en el filo de la navaja o, directamente, se cortan con ella por designios de la burocracia. Y, si él lo dice, convencido, no seré yo quien le quite la razón, porque la lleva.

Y es que el concierto del quinteto del saxofonista neoyorquino fue de los de enmarcar: Absolutamente vibrante. Pues eso, cinco tíos que saben lo que se traen entre manos y que han formado una banda poderosa y bien engrasada. Créanme, uno de los mejores conciertos de jazz de cuantos (y son cientos) el que suscribe ha tenido oportunidad de presenciar en su periplo por salas y festivales.

El grupo formado por -el líder- Bob Sands (saxo tenor), el trompetista Chris Kase (también con el fliscorno), el pianista Pablo Gutiérrez, el contrabajista Francisco López "Loque" y el baterista Andrés Litwin, empezó con una fuerza brutal -memorable el primer solo de la noche a cargo de Bob- un concierto que no decayó ni un solo segundo en intensidad por entre grandísimas piezas firmadas por el propio Bob, como 'Looking' o 'Sneaky', por el pianista ('Esquinas') o por Kase ('Esperanto'). Para aquel que aún considere que el jazz es "una cosa aburrida para puretas", contarles que, por momentos, el concierto fue -salvando las distancias, obviamente- algo así como heavy metal llevado al palo bop, con una banda que apuró una tensión que mantuvo en ascuas a un público que no podía evitar arrancar a ovacionar y vitorear los solos de los miembros del quinteto.

El siempre excelente sonido del Bogui -los técnicos Deme Gómez y Edu Blanco, sobresalientes en su faceta, de nuevo- ayudó mucho para poder meternos dentro del complejo y bien ordenado marasmo de armonías y melodías del quinteto, en el que Bob supo dar cuartelillo a sus compañeros, que brillaron, como digo, en los solos -y de qué manera-, y entre el que el tenorista dejó momentos tremendos como esa impagable revisión, cálida y tierna, de 'I thought about you' o como en el enérgico 'Now and again' con el que se despidieron.

 
 

 

 

 
 

 

Amedea. Diseño web. Diseño de Aplicaciones Móviles. Diseño Apps. Diseño Aplicaciones iPhone. Diseño Aplicaciones Android. Diseño Gráfico